Noticias RSCJ

Encuentro de Profesas de Voto Temporales

“Vivir la Interculturalidad, como desafío y buena noticia”

Lima, del 01 al 05 de noviembre del 2017

Participaron 12 Profesas de Votos Temporales en el Encuentro habitual que tenemos las PVT de Perú. En esta oportunidad asistieron hermanas de Argentina-Uruguay, Brasil, Chile y Colombia, además nos acompañaron nuestras hermanas profesas: Ana Ramos (CHI), Lillian Crosby y Nancy Durand (PE). Esta experiencia se ha ido construyendo con el aporte de cada una, y se va haciendo realidad la llamada del Capítulo a “revitalizar nuestra unión en la diversidad y actuar como un Cuerpo” (Cap. 2016)

En las palabras de bienvenida, Camu (Provincial de Perú) nos invitaba a vivir la interculturalidad con tres actitudes; salir de nuestras tierras y convivir con otras culturas, cruzar fronteras, y descalzarnos para palpar la realidad.

Estos días nos ayudaron a conocernos y a conocer algo más de nuestras provincias y culturas, también pudimos profundizar lo que implica la interculturalidad. Se abordó el tema desde diferentes ángulos, nos permitió reconocer lo que nos moviliza interiormente al vivir la interculturalidad. El trabajo desde lo corporal ayudó a hacernos conscientes de nuestras expresiones como medio para la comunicación y el encuentro. Además, pudimos ver los énfasis sobre interculturalidad en los distintos Capítulos y documentos de la Sociedad. Las oraciones, el compartir y las celebraciones de cada provincia hicieron de estos días un espacio de ENCUENTRO

 

Compartimos algunos testimonios de lo que nos ha significado estos días:

“Diversos países, distintas historias provinciales y personales, diferentes edades, pluralismo cultural ¿cómo lograr en medio de tanta diversidad, diferencia y pluralismo un encuentro?, ¡¿cómo logramos encontrarnos verdaderamente las PVT?!, sólo tengo una explicación: hay una manera, una forma en que el Espíritu se manifiesta en la Sociedad, una impronta que llamamos Espiritualidad que la anima y la recorre, configurándola y configurándonos como hermanas, como un cuerpo; es en el Corazón abierto de Dios a los sufrimientos y esperanzas de la humanidad en donde todas encontramos ese lenguaje común, ese mismo Espíritu que va configurando el Cor unum tan preciado y deseado por Sofía para la Sociedad. Para mi este encuentro de PVT fue experimentar el encuentro de hermanas. ¡Muchas gracias a todas!”

Gloria Díaz (Colombia)

“Ha sido muy significativo y enriquecedor pues, contar con la participación de hermanas de otras provincias, nos permitió reconocer la fidelidad de Dios con el sueño de Sofía y el de Filipina, a través de la vida y la misión de la congregación en otros países; trabajar el tema de la interculturalidad nos ha aportado mucho en el reconocernos únicas y diversas pero al mismo tiempo parte de un solo cuerpo. Esta constatación nos compromete a seguir haciendo vida nuestro: “Cor unum et anima una in Corde Jesu”. Estoy muy agradecida por esta experiencia.”

María Luisa Franco (Perú).

Los momentos compartidos han sido muy enriquecedores para mí, he aprendido a valorar más la cultura tanto del que está lejos como del que está cerca. Esta experiencia me lleva a profundizar más en el sentido de la interculturalidad, enraizada en el amor que sólo brota del Corazón de Jesús. Que lo vivido esos días nos permita abrirnos más, al llamado de ir hacia las fronteras, donde Dios nos envíe, así como lo hizo nuestra Rosa Filipina Duchesne.

Cecilia Chaffo (Perú)

Rencuentro – Encuentro de experiencias vividas y compartidas con hermanas de distintas provincias pero con un solo Corazón, deseando vivir la interculturalidad como llamada personal, para sabernos acoger y acoger lo diferente en el otro y en lo comunitario donde compartimos la vida. Ha sido una experiencia el sentirnos hermanas y el sentirme abierta para vivir como Región Filipina “salir de nuestras tierras y embarcarnos”.

Jaqueline Salazar (Perú)

He vivido una experiencia profunda y enriquecedora por la sabiduría y sencillez de cada uno de los ponentes y por haber acogido a nuestras hermanas de otras provincias. A la vez siento que he ampliado mi corazón y que vamos haciendo camino como Región. Agradezco por brindarme estos espacios de formación y encuentro.

Danila Mego (Perú)

El encuentro de PVT en Perú fue el primer encuentro en que participe y fue un regalo, ya que me permitió reencontrarme con mis hermanas del noviciado, con muchas hermanas queridas del Perú, y con PVT de ARU y Colombia, lo que nos y me hizo tocar nuestra internacionalidad y lo de ser Región. El tema del encuentro de la internacionalidad fue bien intenso porque no sólo se trató de ver cómo vivimos como congregación la interculturalidad, sino cómo en lo cotidiano, el compartir en la misión y en la comunidad local estoy yo abriéndome. Personalmente me tocó varias cosas para crecer…sobre todo reconociendo que Jesús fue súper intercultural, se dejó afectar… y la Trinidad es intercultural.

Naty Chamorro (Chile)

Fue una experiencia rica en aprendizajes, encuentros, emociones y más. Quiero resaltar palabras que hasta hoy me resuenan: interculturalidad, hospitalidad, respeto y diálogo. Estas palabras pueden configurar un proyecto de vida que me desafía. A la vez, llenan mi corazón de gratitud por la gran riqueza de culturas que encuentro en la Sociedad.

Gissela Vilchez (Perú)

Como un Solo Cuerpo y con una identidad, el de Manifestar el Amor del Corazón de Jesús, hemos vivido nuestro encuentro con un matiz internacional. En estos días hemos podido compartir la interculturalidad desde lo personal, provincial y país reconociéndonos diferentes con una diversidad que nos enriquece. ¡Gracias Señor por esta oportunidad!

Luz Zoila Paredes (Perú)

Ha sido una experiencia significativa, nos permitió soñar juntas un proyecto común, recrear nuestro deseo de ser cuerpo y vivirnos desde la interculturalidad sintiéndonos hermanas, aprendiendo a desinstalarnos de nosotras mismas y asumir nuestra propia pobreza para acoger la de otros.

Miluska Romero (Perú)

Redescubrir medios para seguir creciendo como UN SOLO CUERPO en la diversidad, nos permite no sólo hablar de una Región, de nuestra vida y misión, de una realidad mundial, sino de ir tejiendo verdaderos puentes a nuestra vida futura. Desde allí viví este encuentro, recogiendo la experiencia de los ponentes y de mis hermanas quienes me regalaron la posibilidad de vivir la interculturalidad, sabiendo que para que ésta sea efectiva, es necesario considerar tres actitudes básicas: nuestra visión dinámica de las culturas, convencimiento de que los vínculos cercanos sólo son posibles por medio del diálogo y la conformación y nuestra responsabilidad en ello de acompañar y generar desde nuestros servicios, una ciudadanía donde exista la igualdad de derechos. ¡Gracias!… a cada una por lo vivido.

Linda Guerrero (Perú)